Loading...

lunes, 25 de febrero de 2013

ALEXIS, HASTA AHORA, NADA....


POR HUGO ILLERA
DIARIO DEPORTES

Junior no luce y el juniorismo está rebotado. Este fin de semana la hinchada vivió el escándalo de Luís Narváez y horas después una nueva derrota. Nada grato para los aficionados acostumbrados a ganar. He leído sus comentarios en las redes sociales y están cabreros. Esta derrota ante Pasto se asemejó a la primera ante el Caldas. En Manizales, Junior ganaba 1x0, cuando terminó el primer tiempo, jugando muy bien. Entonces, Alexis García, el Maestro, decidió cerrar el partido, a los 10 minutos del segundo tiempo, sacando a Vladimir Hernández (volante creativo) para meter a Diego Amaya (zaguero central) y perdió el partido 2x1. Ayer domingo, empataba el juego en  Pasto 0x0 al terminar el primer tiempo jugando muy bien. Y, otra vez, un cambio desacertado al sacar al mejor jugador del partido (Dayro Moreno) precipitó otra decepcionante derrota. Dos veces, Alexis García, el maestro, metió mano sin fortuna.
Y que no se moleste. La hinchada está diciendo que el nuevo nombre del equipo es Equidad Junior por el parecido asombroso con el club bogotano que dirigió por espacio de seis años. Es un equipo básicamente defensivo, que se llena de tarjetas amarillas y rojas (frente a Pasto fueron 9 amonestaciones y 1 expulsión) y decididamente perdedor como visitante.
Ganar apenas 4 puntos de 12 en Junior no es terrible. Junior no da espera y menos cuando ya se vivió la experiencia de estar al borde del descenso. La hinchada del equipo rojiblanco sabe, exactamente, cuando valen los puntos que se pierden. Entre otras cosas porque han vivido las dos caras de decisiones ante estas situaciones.
Con Sachi Escobar, los dueños del club no esperaron. Ganó 4 puntos de 21 y se fue en la séptima fecha. Con Oscar Héctor Quintabani, Fuad Char que lo había traído, lo esperó hasta el final del torneo y solo consiguió una cosecha paupérrima de 17 puntos de 54. Ambos casos sumaron para padecer, después, el acoso del descenso.
A Alexis García, el Maestro, le puede ocurrir una de las dos cosas. O lo cambian pronto. O lo dejan hasta el final asumiendo, los señores Char, todos los riesgos. Es posible que Fuad Char lo mantenga. Me enteré que, contrario a lo que se creía, quien lo trajo fue Fuad y no su hijo Antonio. Es más, me comentaron que Alexis, el Maestro, quiere hablar siempre con Fuad y poco con Antonio y ese, es un camino que nunca terminó bien.
En uno u otro caso serán los Char los que tomen la decisión. Finalmente ellos son los dueños del club. Y a ellos no les gusta perder. Que no se engañe Alexis García, el Maestro, con eso. 

En la historia del Junior es más fácil salir de un técnico que dejarlo haciendo una mala campaña.
Y es que Alexis García, el Maestro, no se ayuda. El primer partido (goleada 4x0 sobre Envigado) fue una tarde afortunada que deslumbró a los aficionados. El grande le mostró al chico quien era el grande y punto. En el segundo (derrota 2x1 ante Caldas) se ganaba bien y una decisión equivocada de él precipitó la derrota. En el tercero (empate 2x2 con Chicó) perdía 2x0 y solo gracias a la enjundia individual del equipo se pudo empatar. En el cuarto (derrota 1x0 con Pasto) empataba, jugaba bien hasta cuando sacó a Dayro Moreno. No ha sido un arranque afortunado.
Anoche pensaba que lo mejor sería “darnos la pela”. Esperar, apoyar, tener paciencia, a ver que pasa. Que ojala Alexis García, el Maestro, asuma el fútbol que le gusta y lo desarrolle sin intentar convencernos que es diferente. Que no es defensivo sino ofensivo. Que se la juegue con su idea. Que tenga el tiempo para montar lo que desea y punto.
Y, a su vez, que entendamos que si los señores Char trajeron a un técnico “estilo Mourinho” no esperemos ver un fútbol “estilo Guardiola”.
Lo que no se es si los aficionados tendrán la paciencia para esperar o para ver a su equipo perder con regularidad.
Los aficionados podrán protestar en cada derrota porque es lo único que pueden hacer pero, los señores Char, dueños del Junior, no es que sean muy pacientes en las derrotas. Históricamente lo han demostrado. De la misma manera como traen técnicos por la puerta de adelante los sacan por la puerta de atrás cuando no dan chicle. Es una historia conocida.
En uno u otro caso, Alexis García, el Maestro, es el único que puede solucionar el malestar con la única forma de hacerlo: armando un buen equipo, ganador, sumador de puntos que le apunte al título.
No hay de otra Maestro Alexis. Solo usted le pondrá fecha a su estadía en Junior. Solo usted. Así que póngase las pilas. Y si no tiene, en la Olímpica venden