Loading...

jueves, 13 de marzo de 2014

'De nuestra generación dicen estupideces': contesta el 'Tino' a Ricard



'El Tino' recordó sus participaciones mundialistas defendiendo los colores de la Selección Colombia.

Hámilton Ricard encendió la mecha, hizo sonar la traca y aturdió a los referentes de la Selección Colombia en el Mundial de Francia-98. Aún con el eco en sus tímpanos, Faustino Asprilla se estiró y también saco un ruidoso golpe. “¿Hámilton Ricard estuvo en el Mundial? No lo recuerdo”, aparentemente ironizó ‘el Tino’, quien estuvo presente y ausente en la Copa Mundo de Francia, hasta donde retrocedió Ricard para asegurar que en aquella cita orbital hubo mucho egoísmo y poca unión por parte de los que se suponían los líderes en el campo y el vestuario.
“Que Hámilton Ricard le dé gracias a Dios que le tocó la generación de nosotros, de lo contrario, nunca hubiera jugado un Mundial”, arremetió Asprilla contra el delantero chocoano, luego de refrescarle que el citado jugador, quien para aquel entonces hacía parte del registro del Middlesbrough inglés, jugó los últimos 45 minutos de la tricolor nacional en un Mundial de mayores, frente a Inglaterra.
Y entre la agriera por la retrospectiva de Ricard, y la tranquilidad del cicatrizado pasado, ‘Fausto’ hizo algunas precisiones. “Los que hablan de la generación de nosotros, en ocasiones dicen tantas estupideces que me da hasta fastidio. El equipo de nosotros era bueno, pero llegamos cansados al Mundial de Francia, porque teníamos un promedio de edad de 28 años. Faryd Mondragón era el más joven y ahora tiene 42. Unos llegamos con lo justo y otros más cansados. ‘El Pibe’ Valderrama tenía más de 35 años, Freddy Rincón ya pasaba los 32”, apuntó el exdelantero tulueño.
Sin terminarse de desamarrar los guantes, Asprilla, para muchos el jugador más valioso en la historia del fútbol colombiano, volvió a expresar su desacuerdo con las, para él, extemporáneas declaraciones de Ricard.
“Es muy feo hablar de esas cosas 16 años después, eso se debía haber dicho en el momento. En el fútbol, solo van a estar contentos los 11 que juegan”, sostuvo el vallecaucano, hoy con 44 años de edad.
No pudo revalidar Asprilla en los Mundiales de USA-94 ni en Francia-98, el fulgor que demostró con el Parma italiano y el Newcastle inglés. Luego del descalabro de Colombia en Estados Unidos, Asprilla deseaba tener una revancha en Francia. No obstante, una prolongada lesión lo fue minando y lo alejó del ritmo esperado.
“El del 98 fue un Mundial con muchos problemas. Además, estaba muy cansado física y mentalmente. Yo llegaba de una lesión muy larga con el Newcastle y luego fui al Parma con esa pubalgia. Entonces, llegué agotado por tanta terapia, y mentalmente muy decepcionado por lo de la lesión y porque no pude volver a mi nivel futbolístico”, indicó el vallecaucano.
Asprilla jugó los más de 90 minutos frente a Rumania y Suiza, y estuvo durante la primera mitad contra Estados Unidos, en la cita orbital del 94. No logró celebrar. Mientras que en el debut de la cita orbital en Francia, fue excluido del campo, por el técnico, a falta de seis minutos para cumplirse el tiempo reglamentario. Dicha variante terminó de fastidiar al tulueño, quien fue separado de la Selección luego de que la relación con el entonces seleccionador, Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez se tornó aparentemente insoldable.
Al respecto, Asprilla aclaró: “El problema con Hernán (Gómez) se dio por la cantidad de tiempo que estuvimos concentrados. Nosotros viajamos a un partido a Nueva York y a dos en Europa, frente a Bélgica y Alemania, un mes antes del Mundial. Tanto entrenamiento y tanta concentración, me terminó desgastando mental y físicamente”, precisó.
En Francia-98, la Selección perdió su primer partido, en Lyon, contra Rumania 1-0 y fue el acabose. Faltando 6 minutos, el técnico, ‘Bolillo’ Gómez, cambió a ‘Tino’ Asprilla, quien sintió que con su salida era culpado públicamente de la derrota y se enfureció. En el camerino hubo palabras más calientes que el agua de las duchas y un directivo de la época contó que se interpuso entre Asprilla y otro jugador (dijo el nombre) en el bus rumbo a la concentración para evitar que se dieran de puñetazos.
Gómez dio tiempo libre al plantel y ‘Tino’, con sus amigos del equipo, se fue a París. Allá se encontró con el periodista Javier Giraldo quien le estiró su grabadora: Asprilla metió en ella toda la rabia contra el técnico y algunos compañeros. Tan ponto se gritó “¡Extra! ¡Extra!” en la radio, ‘Bolillo’ entró en cólera.
Al regreso a la concentración, Asprilla y su combo encontraron que Gómez, furioso, decidió someter a votación del grupo la continuidad del ‘Tino’ en el Mundial. Liderados por el ‘Pibe’ Valderrama como gran capitán y cacique electoral, la mayoría decidió la expulsión de Faustino de la Selección. En el escándalo opinó hasta el mismísimo Presidente de la República, en ese entonces, Ernesto Samper Pizano. La Selección no pudo levantarse y no pasó de la primera ronda.​
Lo que dijo Ricard…
Hámilton Ricard, declaró la semana anterior a ‘DEPORTmío’, que “el principal problema de la Selección Colombia del 98 fue que no había unión, no existía esa camaradería que es fundamental en los grupos. Cada cual andaba en sus grupos. Estaba el grupo del ‘Pibe’ Valderrama, el de Faustino Asprilla, el de Freddy Rincón, y por eso se dio el fracaso. Los seres humanos en ocasiones somos estúpidos, porque si ganábamos, lo hacíamos todos. Creo que nuestra selección pecó en el egoísmo de los referentes”, sostuvo el delantero chocoano, quien estuvo en aquella cita orbital con el combinado nacional.
Ricard, también añadió: “Uno veía a ‘Fausto’ con chanclas, a los otros murmurando. Uno se sentía en una gallera. Desde ese momento, se sabía que no iba a pasar nada y que en cualquier momento reventaba la bomba; hasta que sacaron a Faustino. También hubo roces verbales, pero ninguno se fue a las manos”.
HÉCTOR FABIO GRUESSO
REDACTOR DIARIO MÍO
hecgru@eltiempo.com