Loading...

domingo, 12 de octubre de 2014

Siete razones del vacío en los estadios de Colombia

por ELTIEMPO.COM

La violencia y la televisión, entre los factores que afectan la asistencia a los partidos de fútbol.

La baja asistencia de hinchas a los estadios es la principal razón por la que la Dimayor aprobó aumentar a 20 equipos en la Liga. ¿Por qué la gente no va al estadio? Informe.
1. Violencia e inseguridad: Uno de los argumentos que suelen dar los aficionados que se han alejado de los estadios es por el miedo a los episodios de violencia que se han generado en el fútbol, sobre todo desde la aparición en Colombia del fenómeno de las barras organizadas conocidas como barras bravas.
Disturbios entre hinchas de Cúcuta Deportivo y Atlético Bucaramanga. (Archivo ETCE)
Las grescas que han protagonizado estos grupos en el estadio, en los alrededores, en los barrios y hasta en las carreteras por las que se desplazan a otras ciudades han sembrado el pánico en muchos hinchas que temen ir solos o con sus familias, por miedo a verse envueltos en una riña o ser víctimas de ataques –muchos de ellos mortales– por portar camisetas de sus equipos, como ha sido registrado en innumerables ocasiones.
A eso se suma el temor a atracos y la incomodidad de llegar al escenario sorteando jóvenes pidiendo dinero. “El principal factor de las bajas asistencias, y lo hemos encuestado, es la inseguridad en los estadios”, dijo el presidente de Equidad, Carlos Zuluaga.
2. Éxodo de figuras: La afición en Colombia no tiene posibilidad de disfrutar de grandes figuras. Cuando despunta un buen jugador joven, este sale de inmediato al fútbol del exterior, incluso antes de que pueda consolidarse en su club.
Es el caso reciente de José Izquierdo, por ejemplo, que cuando empezaba a brillar en la Liga con Once Caldas se fue para el Brujas de Bélgica. También pasó con los principales jugadores de la Selección Colombia en la actualidad, como James Rodríguez y Falcao García, que se fueron muy jóvenes al exterior cuando ni siquiera eran reconocidos en Colombia.
Hoy, de la última convocatoria de la Selección, son muy pocos los futbolistas de la Liga local, solo cuatro: Camilo Vargas, de Santa Fe; Álex Mejía y Edwin Cardona, de Nacional, y Yimmy Chará, del Tolima. Si bien hay algunos jugadores buenos que incluso son referentes y hasta ídolos de sus clubes, ninguno es lo suficientemente estelar como para convocar masas en los estadios.
Imágen del partido entre Junior y Alianza Petrolera en Barranquilla. 5.000 personas aproximadamente fueron al partido en el Metropolitano. (Archivo ETCE)
3. Mucho equipo construyendo hinchadas: La proliferación en la categoría A de equipos llegados de la B, de corta historia y sin hinchadas constituidas, ha sido un factor por el que los estadios suelen verse desolados.
Hoy, en la Liga hay al menos ocho equipos que no cuentan con aficiones numerosas, como Fortaleza, Uniautónoma, Alianza Petrolera, Envigado, Águilas de Pereira, Patriotas, Equidad y Boyacá Chicó.
Además no son equipos atractivos que generen una buena taquilla para los rivales, así estos sean de tradición. Peor es el caso cuando se enfrentan entre sí los denominados equipos ‘chicos’. Un juego Fortaleza contra Equidad, por ejemplo, no convoca afición.
Incluso a los equipos que ya llevan algunos años en la A, pero que llegaron del ascenso, les ha costado constituir hinchada. “La afición de la Equidad está apenas en formación”, reconoce el presidente Carlos Zuluaga, pero es el mismo caso de otros como Envigado o Chicó, que ya ha sido campeón y solo llena su estadio contra rivales como Nacional o Millonarios o en instancias finales. El caso más reciente es el de Águilas, que era de Itagüí y tuvo que desplazarse a Pereira, donde aún parece ajeno a la ciudad.
4. ¿Competencia de la televisión?: La gran oferta de partidos a nivel local e internacional puede ser un factor que afecte las taquillas, si se tiene en cuenta que un aficionado prefiere ver un juego por TV, en la comodidad de su hogar, que ir al estadio a pagar una boleta.
Así lo cree el presidente de Millonarios, Enrique Camacho, quien comentó: “El problema de las bajas asistencias tiene que ver con la falta de comodidad en los estadios, desde el acceso y la movilidad y el confort, y eso se suma al tema de la televisión, ya que la gente puede ver el partido en su casa y evitarse incomodidades”.
Mauricio Correa, presidente de ‘Win Sports’, canal que transmite el fútbol colombiano, opina diferente: “En el mundo la TV es ajena a lo que pasa en las tribunas. En Europa, por ejemplo, se ven estadios llenos y buenas asistencias por otros factores, porque hay seguridad, ofrecen servicios y comodidad independiente incluso de los horarios. Hay que acabar con ese mito de que la TV le quita público al fútbol”.
Imagen de la victoria del DIM 2-3 a Fortaleza en Techo, juego al que asistieron 300 personas aproximadamente. (Archivo ETCE)
5. Los horarios poco futboleros: Desde hace rato, el fútbol colombiano dejó de tener una hora y fecha fija para los partidos de la Liga. Cada vez se experimenta con nuevos y múltiples horarios para poder cumplir con los compromisos de la televisión, que si bien es una ventaja, al ser transmitidos todos los partidos por TV abierta o cerrada, de alguna manera atenta contra las asistencias de los aficionados a los estadios.
Ahora se ven juegos programados para un viernes a las 4 de la tarde, como el del pasado viernes entre Equidad y Águilas de Pereira, en el que habían 800 personas. El viernes también suelen programarse juegos en horario nocturno de las 7:45, que culturalmente es más un horario de esparcimiento social que para ir a ver fútbol. Tampoco es raro encontrarse partidos programados los sábados a la 1, a las 3 p. m. o a las 7:45 p. m., o los domingos a las 7:45 p. m., horario que puede favorecer las audiencias de la TV, pero que va en contravía de la tradición futbolera de los aficionados.
6. Saturación de juegos y costos: El cruce en los calendarios de diferentes torneos ha disminuido la capacidad del aficionado de asistir a todos los juegos, sobre todo por el factor económico.
Un equipo como Nacional, que estaba disputando tres torneos al tiempo, La Liga, la Copa Colombia y la Copa Suramericana, no solo quedó eliminado de las dos últimas, sino que le era difícil llenar el estadio, y eso que es de los clubes con mayor hinchada en Colombia. Santa Fe, por ejemplo, está disputando la Liga y la Copa Colombia y en ambas marcha bien, pero las tribunas siguen semivacías; por eso debe hacer campañas y promociones para incentivar a los aficionados.
El presidente del Cali, Álvaro Martínez, que fue uno de los cuatro que votó en contra el aumento a 20 equipos, argumentó que “no puede ser que ampliemos las jornadas de fútbol en nuestro torneo, sin pensar en los equipos que están en torneos internacionales”. Y es que el bolsillo del hincha promedio no aguanta tantos partidos.
Unos 2.000 espectadores vieron el empate 1-1 entre Uniautónoma y Chicó en la fecha 7 de la Liga. (Archivo ETCE)
7. Nivel de la Liga y de los equipos: Aunque desde los clubes, la TV, la propia Dimayor y algunos sectores de la prensa se sobrevalora el nivel del fútbol colombiano, son muy pocos los partidos realmente atractivos que se pueden ver en cada jornada y que convocan público.
Hay juegos muy flojos, con pocos goles y en general con pocas emociones. A eso se suma el bajo nivel de algunos equipos que no atraviesan un buen momento y que por sus discretas campañas no motivan a los aficionados a asistir masivamente y de manera constante a los estadios.
Millonarios, por ejemplo, es un equipo que cuando está bien deportivamente tiene los promedios más altos de asistencia, pero este semestre, en medio de las adversidades que ha tenido, el acompañamiento ha sido bajo, máxime si al frente tiene a un rival poco llamativo, como le pasó contra Fortaleza, al que goleó 4-0 en un partido que solo vieron en las tribunas 6.048 aficionados. La Liga no está en su mejor nivel y por eso la gente tampoco va a ver fútbol.
DEPORTES

No hay comentarios:

Publicar un comentario