Loading...

martes, 10 de abril de 2012

A los mundiales no hemos ido por desorganización”: Freddy Rincón

Freddy Rincón recorrió varios lugares de Barranquilla y recordó sus mejores tiempos con la Selección colombiana de fútbol en la capital del Atlántico.

Regresó a Barranquilla después de 16 años y a pesar del tiempo la gente le sigue manifestando aprecio y cariño. Se vio con el Pibe Valderrama, su socio, y se dieron un abrazo que duró más de 10 minutos. Visitó a Víctor Danilo Pacheco, fue al Tremendo Guandú y pasó por el Hotel Barranquilla Plaza, antiguo Hotel Dann y hospedaje de la Selección Colombia en aquellas inolvidables Eliminatorias.

Hoy la gente lo sigue recordando, queriendo y considerando el jugador más completo que ha tenido el fútbol colombiano. Rincón habló sobre la actualidad de la Selección y de paso recordó esos pasajes que forman parte de la historia más gloriosa del balompié nacional.

Ya han pasado casi 23 años de aquel gol histórico a Alemania en el Mundial de Italia 90. ¿Cómo recuerda aquel momento?

Se me eriza la piel siempre que veo ese gol. Todo eso se vivió porque el gol se da cuando el país no estaba pasando por un buen momento y Colombia entera necesitaba una alegría como esa. Fuimos premiados por nuestra lucha y entrega. Era injusto que Colombia perdiera ese partido por la forma como había jugado y luchado. El gol fue diseñado por la inteligencia fuera de lo normal que tuvo El Pibe. Es la hora y no he conocido a un jugador con tanta visión como la del Pibe. Yo corrí con la esperanza que me tiraran el balón, pero nunca lo esperé y que yo sería premiado por hacer el gol.

La celebración la hizo con el alma, con las manos empuñadas y el corazón en las manos.

Ese es el reflejo de todo lo que hacíamos. Estaba expresando la emoción de un país y las repercusiones del gol, por el momento y la importancia que tenía.

¿Finalmente qué fue lo que pasó con Colombia en el Mundial de Estados Unidos 94?

No fueron solo malos partidos. Fue una mala organización antes de la Copa. En las Eliminatorias nos concentramos y nos sacrificamos mucho, pero en el Mundial nos expusimos mucho y todo empezó con la concentración en un hotel en Fullerton, un sitio muy turístico, en donde teníamos mucha libertad y poca tranquilidad para ir a tomar los alimentos. Siempre había gente en el lobby y para ir al comedor había que bajar al lobby. No teníamos una concentración para jugar un Mundial y eso fue perjudicial para nosotros.

Pero a pesar de esos inconvenientes Colombia era mucho más que lo que mostró en Estados Unidos.

Sí, claro, mucho más. La culpa no es de una sola persona, es de todos. Porque a pesar de que no hubo una buena organización, nosotros en la cancha hubiéramos podido hacer cosas mejores y haber impedido que nos concentraran en ese hotel. Todo era para lograr el objetivo de hacer un buen Mundial y no lo hicimos. Ya lo futbolístico se refleja en eso porque si no se descansa bien, no se está concentrado para enfrentar a unas selecciones de altura.

¿Hubo exceso de confianza en aquel grupo?

Sabíamos que los partidos eran difíciles. Ya a Estados Unidos no se le ganaba con la misma facilidad que antes, era un equipo que venía evolucionando. Exceso de confianza no hubo. Yo creo que fue lo que te digo, la falta de concentración y organización para lograr el objetivo de hacer una buena Copa. Si no la podíamos ganar, por lo menos hacer un buen mundial.

¿La muerte de Andrés Escobar es lo más triste que vivió en el fútbol?

Claro que sí. Andrés era jugador, compañero, amigo y todos lo queríamos. Cuando yo me enteré de su muerte la final se me vino al piso. Con el que menos tenían que meterse era con Andrés por el jugador y la persona que era. Un autogol lo he podido hacer yo o cualquiera. Son cosas del fútbol. Sigue siendo un dolor muy grande. Cuando veo partidos viejos en los que aparece Andrés me da una gran nostalgia.

¿Por qué le ha costado tanto trabajo al fútbol colombiano tras la salida de aquella generación a la que usted pertenece?

Porque no se planifican bien las cosas. Primero que todo, la Federación Colombiana de Fútbol no es organizada y si no hay organización arriba, el reflejo es lo que sigue pasando. No es posible que Colombia no haya asistido a los últimos tres mundiales, ahora está peligrando el cuarto, y no se hace nada. Colombia tiene buenos jugadores en estos momentos, pero no tiene equipo por la falta de estabilidad. Esa estabilidad se logra dándole apoyo y manteniendo un mismo técnico hasta el final.

¿Debieron mantener a Hernán Darío Gómez?

Yo creo que si nombraron a Bolillo, que ya todos lo conocemos, tenían que haberlo dejado. Errores cometemos todos. Todos tienen sus problemas, pero no se puede castigar a un país entero. Es indignante, fue un gran error, pero Colombia estaba bien representada por el Bolillo y hubiera encontrado la gran estabilidad que tanto necesita.

¿La camada actual de jugadores es la mejor tras la salida de su generación?

Hay muy buenos jugadores, como James Rodríguez que, para mí, sacando los goles de Falcao, es el mejor jugador que tiene el fútbol colombiano, pero tienen que ser conscientes de lo que significa ponerse una camiseta de la Selección y la alegría que pueden darle al pueblo. Nosotros lo sabíamos cuando anotábamos un gol o ganábamos un partido.

¿Es Barranquilla la casa de la Selección?

Siempre es Barranquilla. Aquí uno siente el calor y la pasión del pueblo colombiano. Aquí siempre están dispuestos a apoyar, entonces yo no veo otro lado para que la Selección Colombia juegue. Y la selección que venga aquí tiene que perder, o por lo menos sufrir para ganar y de eso se tienen que saberlo los jugadores.

¿Qué piensa del descenso del América, siendo usted uno de los históricos de ese equipo?

Era necesario. Es triste reconocerlo, pero así es. A veces hay que caer para levantarse, y América necesitaba caerse para tener más organización.

El Pibe ha dicho que los mejores socios que tuvo fueron Bernardo Redín y usted. ¿Cuál fue el suyo?

Sin duda que fue El Pibe. Tuvimos momentos que no fueron de él o míos, fueron momentos que le dimos al fútbol colombiano. El mundo nos conoció juntos.

¿El 5 a 0 fue el logro más grande con la Selección?

No. El logro más grande fue empatarle a Alemania en el Mundial. Lo del 5 a 0 dejó un sabor dulce porque fue allá ante Argentina y nos dio la clasificación al Mundial. Eso fue gratificante para nosotros.

¿Qué le faltó hacer en su carrera futbolística?

Ser campeón mundial con la Selección, porque lo fui de clubes con el Corinthians.

¿Qué representa para usted Carlos Valderrama?

Un genio.

¿Y El Gordo Valenciano?

Un goleador nato, un jugador con una puntería que nunca vi en nadie.

Fabio Poveda Ruiz
Especial para EL HERALDO

No hay comentarios:

Publicar un comentario