Loading...

lunes, 7 de noviembre de 2011

El Junior que sorprende a todos volvió a ganar de visitante



Por: Giovanni Cárdenas Eckardt

Los números dejan sin fuerza cualquier argumento crítico que pueda realizar un periodista deportivo objetivo e imparcial a la campaña actual del Junior. El liderato del plantel tiburón con 24 puntos, cerca de clasificar y sacando victorias a domicilio, no debería tener reparos.

Sin embargo, los tiene y ellos pasan hoy a un segundo plano. Hay que orientar el camino hacia lo bien que ganó el equipo en Manizales. Le ganó a la lesión de Otálvaro, ingresó Braynner García y cumplió, aún entregando ventajas en marca, cuando era pasado en velocidad por su sector.

De Almeida, se sobrepuso a un golpe fuerte y jugó con un vendaje de protección alrededor de la barba. La expulsión de Amaya no se sintió, con el ingreso de Jossymar Gómez en lugar de Cárdenas.

No fue tan ofensivo, sino muy práctico a la hora de llegar al arco de Henao. Llegó poco y convirtió dos goles, uno de ellos con pelota quieta en los botines de Gómez. Hubo novedades en el onceno, como por ejemplo: La ausencia desde el inicio del zurdo Mejía, figura en el segundo tiempo contra el Cúcuta en el Metro. La presencia de Norvey, después de no tener continuidad y sin aparecer en el banco de suplentes, lo mismo que la de Andrés Felipe González, en sustitución de John Valencia, expulsado en la fecha anterior.

Hubo mucha seguridad de mitad de cancha hacia arriba, siendo muy astutos a la hora de aprovechar los espacios del local que dejaba en la zona posterior. Junior es líder y el DT Hernández, desacertado para la prensa en cuanto a rotación de jugadores, cambios nominales y planteamientos tácticos o variantes de juego, sigue jugando con la de él y convencido de lo que tiene se sale hasta ahora con la suya.

¿Quién salió contento cuando no se le pudo ganar al colero Cúcuta en casa? ¿Cómo esconder los 11 puntos perdidos de local y jugando mal muchas veces? Difícil la cosa para el cronista y orientador de en un medio informativo. Lo mediático, ese liderato, acaba por completo con cualquier señalamiento a la triste realidad del equipo tiburón y su estado irregular de ganar por fuera y en casa ser muy débil. Si eso contribuye a salir campeón éste año, pues bienvenido y cesarán las opiniones, porque todo marcha bien, muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario