Loading...

miércoles, 22 de febrero de 2012

LA CAMISA NEGRA DEL JUNIOR



Desde hace años circula entre el plantel barranquillero que la camiseta número 11 del Junior está ‘salá’, porque todo aquel que la ha usado desde el 2003, no ha podido rendir en la escuadra barranquillera. Es tal la creencia de dicha ‘maldición’ dentro del plantel “Tiburón”, que durante varios semestres se dejó de usar y en la utilería del club no se encontraba rastro alguno de ese número.

El antioqueño Luis Páez, quien la luce actualmente, jugó con la camiseta número 90 en el último partido de Liga Postobón ante el Deportivo Cali, tras llegar a 585 minutos sin gol y ver como todos sus compañeros, en especial Giovanni Hernández y el técnico “Cheché” Hernández, le insistían día a día en dejarla de lado.
Revisando la historia del Junior, sin duda, el gran número 11 que ha tenido en sus filas fue Juan Ramón “La Bruja” Verón, ídolo de la institución y figura en la conquista de la primera estrella del club en 1977. Desde él, decenas de jugadores rojiblancos jugaron con ese número en su espalda, siendo Henry Zambrano (2001) y Néstor Salazar (2002) los últimos que lo usaron durante la pasada década sin que ésta estuviese “salada”.
La primera víctima de la camiseta en su forma “maldita” fue Jamerson Rentería. En los torneos 2003-II, 2005-I y 2006-I, Rentería utilizó dicha camiseta y marcó sólo 4 goles en 34 encuentros durante 3 ciclos totalmente distintos.
Durante el 2004, Yhoner Toro utilizó el onceavo dígito y no logró marcar gol en 4 partidos disputados durante el primer semestre del año. En los 6 meses restantes, la camiseta quedaría vacante y los de la “Arenosa” lograrían su quinta estrella.
Rodrigo Teixeira, rendidor en el primer semestre del rentado colombiano 2005, donde anotó 4 goles en 13 partidos, dejaría su habitual número 27 para jugar 2 partidos de Copa Libertadores con la 11, todo porque reemplazó entre los inscritos a Jamerson Rentería. En la competición continental no logró marcar.
En el torneo finalización 2005, Santiago Silvera heredó la camiseta con su respectiva “sal”. Sólo anotó 2 goles en 14 partidos y se fue sin tantos en la Copa Sudamericana.
En la segunda mitad del 2006, la camiseta 11 quedó vacante. Durante el 2007, los uruguayos Jorge Alvez y Miguel Ximénez la vistieron. El primero sólo consiguió 2 goles en 12 partidos, mientras que el segundo jugó 8 encuentros sin marcar anotación alguna.
Iniciando el 2008, nadie quería ponerse la 11, salvo el recién llegado Edwards Jiménez. Su paso por el equipo barranquillero constó de 11 encuentros sin gol alguno por Liga. A raíz de los hechos recientes, y por decisión de la plantilla, el número 11 fue desterrado de la utilería "Tiburona".

Junior clasificó a la Copa Libertadores 2010, y por reglamento de Conmebol, la enumeración debió ser del 1 al 25. El “sacrificado” fue Alfredo Padilla, quien usaba la 7, pasó a la 11 para que Carlos Bacca -creyente de la maldición- no se viese afectado. Los resultados para Padilla fueron los habituales en quienes venían luciendo ese número: 3 partidos por Liga Postobón y ningún gol.

En 2011, el recién llegado Luis Páez decidió usar la camiseta 11 a pesar de las mil y un advertencias de sus compañeros, todo porque con ese número triunfó en Itagüí. Al día de hoy la convicción del delantero no parece ser la misma y con 675 minutos sin marcar tanto, la explicación a la mala racha parece ser el número que usa.

Si bien, en Liga Postobón podrá dejar de usar el número “maldito”, en Copa Libertadores está obligado a tenerlo en su espalda, por lo que deberá superar toda clase de supersticiones para poder ayudar a su club en la competición internacional.

LigaPostobon.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario