Loading...

miércoles, 17 de noviembre de 2010

De crisis y amores cortos En Junior hay que extirpar el mal


sala de redaccion de DIARIO DEPORTES

POR HUGO ILLERA

…no nos hagamos los giles. Todos sabemos quienes son los borrachones, todos sabemos quienes son los que se le pararon a Umaña, todos sabemos quienes son los que vinieron y no rindieron, todos sabemos quienes son los buenos y quienes son los malos

Bueno, en Junior a comenzar otra vez. Es algo muy común. En el equipo barranquillero los amores son cortos, duran poco. Es algo sintomático y previsible. Cuando llegan los técnicos le despliegan la alfombra roja y las palabras elogiosas. Cuando se van, lo hacen por la puerta trasera. No les atienden las llamadas, no les dan la mano por agradecimiento y el cheque, de su liquidación, se lo entregan en las oficinas del club. Y chao. Pero, después de un torneo o dos, vuelven a llamar a ese técnico y otra vez lo mismo. Un pequeño mea culpa, un elogio porque “regresa un técnico de la casa”, y se despliega la alfombra roja… se reescribe la historia, la misma, la previsible, la repetida. Hoy llega Quintabani al Junior. Umaña regresará en uno o dos torneos, escríbanlo y recuérdenlo.


Lo de Umaña, como siempre, fue mal llevado. De eso hemos hablado mucho, no voy a caer en la “repetición de la repetidera”. El club nunca apoyó, institucionalmente, las denuncias públicas de Diego sobre los borrachones, la noche y la recocha. Lo dejaron solo y ese mismo grupo de irresponsables se le pararon. No tengo como probarlo pero, evidentemente eso pasó.


Tampoco los jugadores buenos, los serios, los que nunca bajaron los brazos, apoyaron públicamente a su técnico. Y eso, me dejó un mal sabor. Me hizo recordar aquello que “no me sorprende la maldad de la gente perversa sino el silencio de la gente buena”. Un certero pensamiento de Martin Luther King.


Umaña se tuvo que “tragar el sapo” solo. Los malos, los borrachones, los que tanto daño hicieron al Junior, se le reían en su propia cara y, además, se “lesionaron” para no dar cara al final de la debacle.


Tan cortos de inteligencia son que no se percataron que se estaban haciendo el harakiri. Con la eliminación del Junior se perdieron jugosos premios, mucho más que cuando se ganó el título en junio. Palabras más, palabras menos, cada jugador dejó de ganar cerca de 100 millones de pesos, solo en premios. El año pasado, Junior pagó premios por $1.700.000.000,00. Y se tendrán que ir del club. Bueno, hasta ahora. Porque en Junior ya se sabe que sí, es no. Y no, es sí.


Claro que el más perjudicado es el Junior. En este segundo torneo la pérdida será histórica. Este año, solo en pagos por préstamos de jugadores, el equipo barranquillero gastó $1.900.000.000,00. Cerca de un millón de dólares a la cotización actual.


No se si Umaña se reunirá con Quintabani. De pronto si. Ambos técnicos son manejados por los señores Pachón. Alguien tiene que contarle las historias al nuevo técnico porque, si comete el error de dejar a los chupadores y rosqueros, correrá la misma suerte de Diego. La burla de estos indeseables con el técnico que se va, sin que el club interviniera para apoyar a ese técnico, es patente de corzo para que vuelva a ocurrir.


Y, como dice mi amigo argentino, no nos hagamos los giles, ahora. Todos sabemos quienes son los borrachones, todos sabemos quienes son los que se le pararon a Umaña, todos sabemos quienes son los que vinieron y no rindieron, todos sabemos quienes son los buenos y quienes son los malos. Todos vimos la película de vaqueros. Que no digan en el club que no sabían, que no digan que no fueron informados, que no salgan ahora con que perdón y olvido. Si es así, es mejor que Quintabani se vaya a tiempo porque caminará por la calle de la amargura y la derrota que caminó Umaña. Así de claro. Aquí, después de semejante perrateo, no debe haber perdón, ni olvido. Que se vayan con su música, sus borracheras y burlas a otra parte.


Ayer me preguntaron por el DT Quintabani. El nuevo técnico no tiene velas en este entierro. Estaba desempleado y lo llamaron del club que mejor paga en el fútbol colombiano, lo más normal es que hubiera aceptado, por supuesto. Tiene una historia de tres títulos en el fútbol colombiano y eso es muy bueno. Lo malo es que sus últimas actuaciones con Millonarios y Pereira fueron bien discretas. Tiene un buen PF, el Prof. Alex Acosta que ganó ya cinco títulos en los torneos de la DIMAYOR. A su AT Einer Angulo no lo conozco. Haber salvado al Pereira, del descenso y la promoción, es su única carta de presentación. Esto último hecho luego que Quintabani abandonara al Pereira.


Anoche llegaron los señores Pachón. Hoy lo hará Quintabani. Se reunirán con Arturo Char, nuevo Presidente. Habrá alfombra roja, pues comienza una nueva era, la de Quintabani. Sin borrachones, rosqueros y jugadores de medio pelo. Bueno, eso esperamos. De los malos se encargará Quintabani. De la calidad de los jugadores se encargarán los señores Pachón, Agentes FIFA. Que traigan buenos jugadores, que estén activos, que estén plenos. No jugadores idos, o malos, pues eso les cerrará las puertas para el futuro y hará que la era Quintabani dure lo que dura un mango verde con sal en la puerta de un colegio, nada. De esto último se encargará Arturo Char, al mismo que le gustan los jugadores jóvenes y con futuro.


Bueno, “Esto es Junior”, como dice la pancarta que lleva, al estadio, Richard Dejanon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario