Loading...

lunes, 8 de noviembre de 2010

Gracias a los borrachones e irresponsables Un triste Junior se despidió ayer


POR HUGO ILLERA, diario deportes


"pero la vida sigue. Esa misma vida, al final, le dará, a cada quien, lo que merece. El que sembró honestidad recogerá buenos frutos. El que sembró vientos, recogerá tempestades. El que ha hecho del ron su verdad, seguirá por el camino equivocado que conduce al fracaso y a la auto destrucción"


Bueno, por lo menos el trago amargo casero, por la pésima campaña del Junior en el segundo torneo, terminó ayer en el Metro. El empate 1x1 con el Real Cartagena fue producto de un pobre partido insípido que solo brindó el golazo de chilena de Edwards Jiménez, que le marca al equipo barranquillero los goles que nunca hizo acá, y el penal cobrado y convertido por G10vanni Hernández. La cuarta fue la vencida. G10 había cobrado tres penales anteriores y… todos los había marrado.

Junior continuó sin ganar. Ya lleva dos meses sin hacerlo. La última vez, venció a Nacional 4x2 en el Metro en partido aplazado de la quinta fecha. Fue el 8 de septiembre. Hoy, justamente, se cumplen dos meses.

Justamente un 8 pero de octubre, Junior había anotado su último gol. Hace un mes hoy. Wilmer Parra Cadena marcó al minuto 71 en el empate 1x1 con el Huila en el Metro.

Ayer, un día antes de otro 8, el de hoy. 8 de noviembre, G10vanni Hernández volvió a marcar de tiro penal en el minuto 91 para otro empate. Es decir, Junior hizo otro gol después de 379 minutos. Tres derrotas 2x0 ante Santa Fe en Bogotá, ante América en Barranquilla y ante Cortuluá en Tulúa y el empate ante Real Cartagena. Terrible.

Esta semana, Junior producirá más noticias sobre jugadores que saldrán. Ya se fue Paulo César Arango. El fracaso más clamoroso en la historia del Junior a un altísimo precio. Una verdadera lástima. Un jugador díscolo que no sabe qué hacer con su vida.

También se fueron otros a los que se les vence su contrato: Roller Cambindo, Didier Muñoz, Felipe Benalcázar, Conejo Jaramillo y Frank Pacheco.

Uno de los temas a abordar, para solucionar de raíz, es el de los borrachones. Los mismos que se le pararon al DT Diego Umaña intentando tumbarlo. Con ellos, el club debe poner mano fuerte. A unos se les vence el contrato, otros no son de propiedad del Junior y otros que lo son, se prestarán, se venderán o se les entregará sus derechos deportivos. Son una mala influencia y personas en las que no se puede confiar pues son auto destructivas.

Ayer no más, el entrenamiento de la mañana, que realizan los jugadores no convocados, volvió a ser el triste escenario de los jugadores borrachones: uno llegó con un tufo que emborrachaba a todos, tenía la pea viva. Y otro no llegó. Y como caso raro fue el cansón de “Aladino”. Le dicen así porque apenas se abre una botella de ron aparece como por encanto. Un verdadero desastre como persona y como exjugador. Si, exjugador, nunca jugó. No creemos que pueda superar, por sus propios medios, el alcoholismo que le afecta.

Me dirán que diga los nombres. Son los mismos. Pero hay que seguir esperando a que el propio club los denuncie. No sabemos que es lo que hace que en el club nadie se decida a denunciar y a poner en la picota pública al club de los borrachines.

Diego Umaña envió el informe a la Junta Directiva. Se espera que, por fin, la dirigencia denuncie públicamente a los que, sin el menor atisbo de consideración, destruyeron lo que tanto sacrificio costó reconstruir.

Ha terminado, en Barranquilla, esta pena terrible que ha sido el Junior II 2010. Hay quienes se comprometieron y hasta ayer, por ejemplo, se vistieron con su camiseta rojiblanca e intentaron hacer lo mejor. Hubo otros que ayer, también, estaban en la tribuna, como si nada, muertos de la risa, y recibieron el repudio de los aficionados. Hubo otros que ni siquiera fueron al estadio pues, aún, dormían la borrachera.

Un abrazo y aplausos para los 364 aficionados que se pusieron su camiseta rojiblanca, compraron su boleta y entraron. Allí estuvieron, sufrieron, apoyaron y se fueron con la esperanza que el 2011 Junior reverdecerá.

Termina el Junior, versión II 2010 pero la vida sigue. Esa misma vida, al final, le dará, a cada quien, lo que merece. El que sembró honestidad recogerá buenos frutos. El que sembró vientos, recogerá tempestades. El que ha hecho del ron su verdad, seguirá por el camino equivocado que conduce al fracaso y a la auto destrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario