Loading...

lunes, 11 de marzo de 2013

ES CUESTION DE PUNTOS


POR HUGO ILLERA
DIARIO DEPORTES

Ganar un punto como visitante es bueno, suma. Pero es bueno en la medida en que no pierdas puntos como local y, desafortunadamente, el Junior del DT Alexis García, el Maestro, ha perdido cinco. Dos en el empate 2x2 con Chicó y tres en la derrota 2x0 con Cúcuta. Las cuentas no cuadran perdiendo esos  puntos en casa y ganando solo uno por fuera luego de tres derrotas. No obstante, empatar es mejor que perder, y no lo dijo Maturana, sino que es un axioma del fútbol. Lo que pasa, en este caso, es que se supone que Junior (equipo grande) debería haberle ganado al Huila (equipo chico) que no tuvo a tres rigurosos titulares por suspensión. Williams Buenaños, Marco Canchila y Pablo Escobar se perdieron el juego por acumulación de tarjetas amarillas. No es fácil para los equipos chicos, limitados en nómina, reemplazar a un jugador. Huila tuvo que hacerlo con tres. O sea que enfrentó al Junior notablemente disminuido. Sin embargo, Junior tuvo el mérito de superar los errores del árbitro Ramiro Suárez del Quindío que le pitó dos penales en contra. El primero pudo ser imprudencia de Jáider Romero al lanzarse en plancha mucho antes que Armando Maita maniobrara con el balón. Pudo ser. El segundo fue un evidente error por cuanto el venezolano Armando Maita (otra vez Maita) no cae al suelo por falta de Iván Vélez sino porque entierra su botín izquierdo en la grama. Y fuera del área, que es peor.  El primero puso a ganar 1x0 al Huila. El segundo le daría el triunfo 2x1 pero San Sebastián Viera tapó a lo grande ratificando que es, hoy, el líder natural del equipo. Cuando el plantel barranquillero sale a la cancha, es Viera el que habla. Cuando regresa para el segundo tiempo, es Viera el que habla. Cuando, a través de un penal que no fue el equipo va camino de perder, es Viera el que tapa. Así de sencillo.
Contra el Huila vimos al DT Alexis García, el Maestro, mover su lineup buscando un mejor rendimiento después de declarar que ahora sí “Alexis dirigiría al equipo y con el estilo que le gusta a Alexis lejos del gusto de la tribuna”. Eso es meritorio. Reconocer que le gusta más hacer juego defensivo que ofensivo no es pecado. Pecado es contradecirse y no hacerlo bien.
Cuando llegó Alexis García, el Maestro, dijo que no veía a Macías jugando en Junior. Me contaron que el mismo Antonio Char le había hablado sobre el buen rendimiento del zaguero en Junior pero, la decisión de García fue inmodificable. Sin embargo, Macías no consiguió equipo, se quedó entrenando, el público lo pidió, por necesidad hubo de ponerlo vs. Valledupar en Copa Postobón, jugó bien, hizo un gol hasta cuando García lo puso, seis partidos después, como titular. Si García está jugando hoy, como quiere García, es claro que en ese juego no cabía Macías, como lo sostuvo al comienzo. Es una contradicción clara y una confirmación que, por desconocimiento, por una mala información o porque quería traer a  otro jugador estaba cometiendo una injusticia con Macías.
Igual con Toloza. Si el delantero llegó de México enchufado. Si cuando lo puso como volante externo rindió, sacarlo de la alineación “porque iba a jugar como Alexis le gusta” fue otra incoherencia. Sobre todo que después tuvo que recurrir a él para empatar el partido vs. Huila (1x1).
Como incoherencia es dejar en el banco Braynner García, el volante de primera línea más eficiente y que mejor conoce el puesto en el plantel o improvisar a Iván Vélez como volante sobre la izquierda con Arol Reyes detrás de él. Si necesitaba un volante ofensivo sobre la izquierda para qué sacó a Toloza de la titular. Es poco probable que Vélez sea más que Toloza en ataque o que Toloza sea más que Vélez en defensa. Todo un trabalenguas pero real. O Edwin Cardona o el mismo Jonathan Álvarez. No obstante lo anotado, reafirmamos que empatar es mejor que perder.
Ahora, en el estilo que le gusta jugar al Maestro Alexis solo cupieron dos de los seis jugadores que trajo para este torneo: Samuel Vanegas y Gabriel Gómez. O sea que las contrataciones no fueron coherentes, según su estilo. Vanegas, a pesar de su lentitud y errores. Gómez, a pesar de su lentitud y errores. Sí, a pesar de lo mismo.
Como el mismo equipo enredado. Aún no hay una idea clara de cómo general juego. Al comenzar el juego vimos un  dibujo táctico 1-4-4-1-1 con evidente tendencia defensiva que luego pasó a 1-4-2-3-1 con tendencia ofensiva cuando se comenzó a perder y cuando el Maestro Alexis tuvo que echar mano de Edinson Toloza, Edwin Cardona y Diego Alvarez.
Evidentemente lo del Junior del Maestro Alexis, hasta la sexta fecha de la Liga Postobón (tercera parte del torneo) no ha arrancado. Ni es la suma de puntos ni en el fútbol que debe mostrar un equipo grande. Sin embargo, le quedan seis años para poder lograrlo como lo dijo Fuad Char. Así que esperemos, es probable que, de golpe, no tengamos que esperar tanto tiempo porque en los próximos 12 partidos que restan Junior deberá sumar mínimo 22 de 36 posibles para reunir 27 y clasificar en el Grupo de los 8 sin mayores afanes.
O sea que deberemos pasar de un pobre rendimiento del 28,00% (5 puntos ganados de 18 posibles) a un 61,11% (22 puntos de 36 posibles).
Mi compadre Ramiro Jiménez, narrador de Emisora Atlántico, dijo ayer, al final de su transmisión, que lo que se extraña es el estilo y la generación de juego que ha sido histórica en Junior. Estoy totalmente de acuerdo. Falta “eso”. El fútbol del Pibe Valderrama, Giovanni Hernández, Víctor Ephanor, Víctor Pacheco, Pato Gasparini, Carlos Babington, Nené Mackenzie, Bruja Verón, Othon D´Cunha, Maravillita Lima, Quarentinha, Omar Pérez, Alfredo Arango, Didí Valderrama, Fernando Fiorillo, William Knight. El del mismo Alexis García en Caldas o Nacional, agrego yo, ese fútbol que se le olvidó al convertirse en técnico…

No hay comentarios:

Publicar un comentario