Loading...

lunes, 12 de septiembre de 2011

El junior ofensivo que queremos ver



Por: Giovanni Cárdenas Eckardt

La segunda parte del partido en Pereira, nos mostró ese Junior jugando siempre hacia adelante, con descargas por los costados, asociación y pases para gol. No se puede decir que todo salió perfecto, pero si que se ganó bien y la muestra fue buena al final.

En la etapa inicial era muy conservador, con 1-4-4-1-1. Claro, porque Norvey por derecha y Valencia por izquierda estaban más preocupados por defender, que atacar.

Junto a García y Amaya se armaba un cuatro en la zona media. Más el cuatro posterior, se notó la doble línea. Los últimos 35 metros, para un enganche y un punta.

Pero a raíz de la adversidad en el marcador al finalizar el primer tiempo, el entrenador se lanzó al ataque, con variantes oportunas, que dan muestra de una lectura hábil de su plantel, con tan poco tiempo de trabajo. No es un mago, pero demostró tener conocimiento de lo que empezó a pilotear. Con dos marcadores de punta por la zona izquierda, sacó uno de ellos, Fawcett, que está bajo de nivel y metió a Cortés.

Ocupó el puesto Valencia de marcador zurdo y luego Vladimir Hernández, ingresó por Norvey, quien hizo un trabajo táctico e inquietó por momentos en ataque. Sin embargo era claro que le costaba tener bien el balón y con dos creativos en la cancha se pretendió jugar más en corto, y elaborar mejor las acciones para gol.

Los goles llegaron por el centro, con Cortés. Me parece que al veterano se le ve mejor tirado de punta y por dentro. Finaliza bien y acompaña la jugada. De todas maneras el trabajo como atacante retrasado por izquierda es de mucho sacrificio y para el DT lo cumple bien. Junior fue muy ofensivo, puesto que tenía al frente un rival muy débil, con argumentos muy reducidos en ataque, por ejemplo lo de Grisales por derecha y el centro para el cabezazo. Lo de tirar pases al vacío a espaldas de los centrales del Junior, atacar por la zona de Fawcett, para tapar salida y aprovechar espacios por ahí.

La verdad muy poco mostró el local. En defensa lento con Viáfara y permeable por el centro.

No quedaba otra sino atacar y buscar los goles que llegaron para un buen triunfo y el fucú de 26 fechas sin ganar a domicilio, se acabó. Bienvenida la victoria, ahora sí se puede decir que Junior ganó fuera de casa

No hay comentarios:

Publicar un comentario