Loading...

lunes, 24 de septiembre de 2012

Cuando una victoria cambia todo....




Manuel Ortega P.
Editor Deportes Heraldo.co

Varios mensajes por Twitter recibimos anoche apenas el árbitro Hernando Buitrago decidió suspender el partido en Cartagena por falta de garantías (lo único acertado que hizo). Algunos fueron ofensivos y decían que Cheché nos había callado la boca por las críticas que le hemos formulado por algunas decisiones que a nuestro juicio no han sido acertadas.
Otros hablaban de que las críticas hacia el técnico del Junior tenían un tinte personal y que lo que sentíamos por él era odio. En absoluto. Cheché ha sido caballeroso, por más que no comparta lo que aquí se ha expuesto, y eso se lo ponderamos. En lo posible también hemos tratado de que esas críticas sean con altura.
Otros nos decían que nada nos gustaba. A esos les digo que disfrutamos las victorias del Junior como cualquier hincha raso, pero esto no evita que hagamos reparos cuando consideramos que hay cosas que no se hacen bien.
¿Cuántos de los que anoche brincaban con el triunfo del Junior, el jueves, después de la eliminación de la Copa Postobón, inundaron las redes sociales para insultar al técnico? ¿Cuántos de esos no pidieron la cabeza de Cheché tras la eliminación de la Copa Libertadores, de la Liga Postobón y la doble derrota ante Nacional en la Superliga? Seguramente muchos.
Tal vez hoy la campaña de Cheché Hernández con el Junior no admita cuestionamientos desde el punto de vista numérico, pero que en lo futbolístico todavía hay cosas por corregir, no hay dudas, más allá de que creemos que ayer en Cartagena se jugó un buen partido y que se ganó justicieramente.
El fútbol es materia discutible, cada quien cree tener la verdad y esa es una de las cosas que hace atractivo este deporte. Lo que un periodista jamás podrá hipotecar es su concepto para tener contento a todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario